Inicio Destacado El primer trasplante de páncreas en el país está listo para salvar...

El primer trasplante de páncreas en el país está listo para salvar la vida de una mujer

76
0
Compartir
La intervención será un reto y un gran aporte a la medicina boliviana. Foto: Hernán Virgo, Fuente El Deber

Nancy Andia fue seleccionada para recibir el páncreas y el riñón que ella necesita para vivir. Los equipos médicos se unen para llevar a cabo la hazaña. Falta dinero para gastos

Nancy Andia Juaniquina (36) fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a los 17 años. Desde ese momento está luchando con los escasos recursos económicos contra la enfermedad implacable, que a veces parece estar ganando el juego, porque durante casi dos años se ve obligado a someterse a tres diálisis por semana para eliminar artificialmente las sustancias tóxicas que ingresan a la sangre, tienen insuficiencia renal.

No es el único problema de Nancy (sus riñones ya se han eliminado), pero el páncreas no funciona, una glándula que dejó de producir insulina, lo que eleva peligrosamente sus niveles de azúcar en la sangre y puede causar su muerte. Lo más aconsejable para extender su vida es un trasplante simultáneo de páncreas y riñón, un procedimiento quirúrgico imposible de pagar por su rigidez económica. Sin embargo, dos prestigiosos equipos médicos en nuestro medio están uniendo fuerzas para financiar y realizar trasplantes dobles.

La loable iniciativa para ayudar a Andia es parte del endocrinólogo y promotor del primer trasplante de hígado en el país, Douglas Villarroel, quien se ha unido al igualmente nefrólogo Herland Vaca Díez, un experto en trasplante de riñón.

Ambos profesionales dirigen sus respectivos equipos y preparan lo que será el primer trasplante de páncreas en Bolivia, cirugía que planean practicar, incluso sin fecha, con la colaboración de médicos del Hospital Italiano de Argentina.

Capacidad garantizada

Villarroel dijo que el procedimiento quirúrgico que se está programando para Nancy Andia es un acto de solidaridad a favor de una mujer cuyas posibilidades de vivir sin un trasplante son bajas. También agrega su fuerza mental, su deseo de vivir y su interés en ayudar a las personas que sufren este mal.
El endocrinólogo explicó que la operación requiere varios equipos médicos: el suyo; el trasplante de riñón, dirigido por Herland Vaca Díez; y la coordinación de órganos y tejidos del Servicio Departamental de Salud (Sede), pero también la asistencia de especialistas médicos argentinos, entre ellos Sung Ho Hyon, miembro de un equipo de investigación del Instituto de Ciencias Básicas y Medicina Experimental del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Villarroel explicó que los principales beneficios del trasplante combinado de riñón y páncreas son la reducción de la mortalidad y la mejora de la calidad de vida, ya que reduce la monitorización frecuente del azúcar en la sangre, el tratamiento con insulina, la hipoglucemia y la diálisis.

Las complicaciones para los pacientes que se someten a este tipo de trasplantes suelen ser más graves durante el primer año después de la operación y están relacionadas con la cirugía o la inmunosupresión que se requiere. Sin embargo, la supervivencia a un año es del 94% y a los cinco años es del 87%. Estos porcentajes son mayores que la tasa de supervivencia de menos del 50% en personas con diabetes que se someten a diálisis después de cinco años.

Herland Vaca Díez dijo que Santa Cruz tiene equipos de endocrinólogos y nefrólogos con capacitación técnica para llevar a cabo el doble trasplante a Nancy. “Hay buenos profesionales, pero haremos lo mismo con un equipo médico de Argentina; ya nos han enviado los protocolos del hospital italiano a través de Douglas. El trasplante de páncreas y riñón es más restringido porque la indicación es muy exclusiva para el tipo 1. diabetes, pero tiene el gran beneficio de que cuando todo sale bien, el paciente se cura de dos importantes deficiencias orgánicas, sana de la diabetes y de la insuficiencia renal “, dijo Vaca Díez.

Donación de cadáveres

El nefrólogo, cuyo equipo ha realizado más de 500 trasplantes de riñón, indicó que se requerirá una donación de cadáveres para obtener, sobre todo, el páncreas, por lo que será importante alojarlos.
Villarroel y Vaca Díez no fijaron fechas para el trasplante porque es un procedimiento complejo que requiere estudios, ajustes de los equipos de trabajo, conversaciones previas, una campaña mediática para financiar el programa y obtener el donante correcto.

“Vamos a hacer contacto con los médicos, vamos a reunir al equipo quirúrgico y lo tendremos listo para trasplantar. Dios quiere que sea este año, cuanto antes mejor, pero establecer plazos es difícil porque los costos de donación de cadáveres “, Dijo Vaca Díez.

Patricia Dávalos, coordinadora del equipo de órganos y tejidos de la Sede Central, dijo que conocen el proyecto y que están a cargo de visitar hospitales para encontrar al donante cadavérico candidato para la extracción de los órganos. “Se requiere que el donante tenga una muerte cerebral o cerebral irreversible. Sin embargo, no es fácil obtener el permiso porque la mayoría de los familiares no están preparados para donar los órganos de sus seres queridos”, dijo Dávalos.

Élla no tiene miedo de la cirugía

Nancy, domiciliada entre las calles 5 y 6 de la avenida 16 de Julio (Villa Primero de Mayo), no oculta su alegría por la solidaridad de los médicos que la eligieron para el trasplante simultáneo, es una luz de esperanza para ella. “No podía creer lo que estaba diciendo (sobre el trasplante). Había oído hablar de estos trasplantes, pero venir a mí, darme esa oportunidad de seguir viviendo, es algo hermoso, un cambio total, incluso en mi cara. Las semanas se han convertido en horas para mí. Mi situación se sacrifica. El martes me enfermé, no sentía las piernas, me dolía la cabeza; en ese momento (llora) pensé que iba a morir, pero no. la crisis viene, salgo y digo que la vida continúa. Dios sabe por qué me están sucediendo estas cosas y ahora, sabiendo que existe esta esperanza, estoy muy feliz “, dijo la mujer, que a los 15 años vino de los Colquiri. mío (departamento de La Paz).

“Mis amigos, mi familia y yo estamos orando, dejamos todo a la voluntad del Señor, sé que también me ayudarán, pero todo saldrá bien. No le temo a la operación porque mis dos riñones ya fueron retirados y después de que abrieron mi cofre, al día siguiente quise salir de la cama y caminar, pero me di cuenta de que era todo lo básico: así de fuerte me siento. No tengo miedo, ya he pasado por seis operaciones y mi cuerpo ha reaccionado bien “, dijo Nancy, quien tuvo la fuerza para quedar embarazada dos veces con el sueño de tener hijos, pero en ambos fracasó, pero confía en que su trasplante es la promesa de mejores días y el premio por su persistencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here